Música


Páginas vistas en total

lunes, 26 de octubre de 2015

BICICLETAS CON TREMENDA TERNURA








Por Carlos Valdés Martín


Casi siempre los ciclistas somos buenas personas —o si se prefiere tomar distancia, son—, tan decentes y bienintencionadas que evitamos presumir tal bondad para no acusarnos de engreimiento. Tomando más perspectiva, el ciclista no pedalea por penuria ni por ventaja financiera, sino por una especie de apostolado momentáneo. Por esta afirmación no supongamos que falta placer al moverse impulsado por las piernas, sino que predomina el aspecto heroico sobre el gozoso: tenaces para soportar la lluvia repentina, estoicos ante el cerrón del camionero barbárico o la molestia del perro callejero despistado. ¡Ah, esos canes que confunden al dúo humano-mecánico con algún alce vagabundo, al cual cazaba su ancestro el lobo!
Montados en frágiles ruedas, los apóstoles ciclistas viajan a un tris de convertirse en mártires, lo cual elogiamos según la antigua usanza; sí, alabanza al estilo de curas pueblerinos, que nos soplaban todos los santos en la preparación de la Confirmación y leían pasajes bíblicos en un latín a veces mal pronunciado, pero no escribimos aquí para criticar.
De alguna manera sí, los ciclistas lo hacen porque buscan beneficiar al ecosistema, a su salud, al futuro sustentable… en pocas palabras quisieran salvarnos y detener la apocalipsis con la tracción muscular.  
Siendo tan beatíficos, los ciclistas merecen elogios con ambrosía en el regazo celestial; los fines de semana para reconfortar la autoridad urbana acordona grandes avenidas y, entonces sí, sucede una especie de milagro citadino. Durante las jornadas laborales la Gran Urbe se colma de automotores y hasta de paquidérmicos camiones, que con sus estampidas y moles disuaden el desplazamiento ciclista, en cambio en los días feriados una multitud enorme de ciclistas acude a usar las avenidas. En los días de trabajo los pedalistas son escasos cual golondrinas sin verano; contrastan los fines de semana cuando disfrutamos de un populoso paseo familiar: ni la multiplicación de los panes la imaginamos tan generosa. De pronto son miles que se esfuerzan por no contaminar y brindarse salud a fuerza de pedaleo.  
Da gusto pasear durante el llamado ciclotón y me incluyo entre los ocasionales que se dan una grata vuelta, cuando disfrutamos un baño de cordialidad vecinal. Da gusto mirar la variedad de extrañas bicicletas que abarrotan tales eventos: con ruedas diminutas o gigantes; los infantiles triciclos surgen de los colores más variados, con los adornos más extraños, acompañados por mascotas; deportistas con ropa como de viaje espacial, o también reuniendo familias y amistades. Es una delicia esa reunión masiva de ciclistas bien dispuestos a lo lúdico, cuando las calles se ajustan a nuestros angostos presupuesto y perímetro de habilidades.
Por eso debemos elogiarlos —sin prisa y con pausa— hasta que se convenzan y acepten que sus intenciones son angelicales. Recordamos que a las “intenciones” se les adhiere el dicho sobre el empedrar el camino del Infierno, aunque con dulzura fantaseamos que ese infernal camino adoptará una ciclovía angosta en su diseño. En estos días de mixturas y sorpresas, suponemos que un Averno con acceso para ciclistas no habría de ser tan malo.
Las ciclovías entretejidas con los caóticos senderos de las megalópolis no compensan las injusticias, pues cuando recorro las ciudades del planeta (claro, lo hago por Internet) para admirar las antiguas estatuas de bronce encuentro civiles y militares a pie o sobre caballos[1]. Tremenda revelación: abundan estatuas con los ademanes teatrales sobre los pedestales públicos, aunque ya sabemos cuál es el vehículo ausente. He buscado por plazas y bulevares, pero todavía no descubro adalides acompañados por gentiles bicicletas. Que los caballos monopolicen el sitio privilegiado junto a los padres de la patria, sigue desconcertando a mi ánimo proclive hacia los vehículos de ruedas que no contaminan.


[1] Las excepciones son irrelevantes, alguna figura anónima o multitudes mirando al prócer; pero el sitio de compañía pertenece al caballo, sin competencia alguna.

No hay comentarios: