Música


Páginas vistas en total

viernes, 1 de marzo de 2013

EL PEOR TRÁFICO DEL MUNDO




Esta participación es la 13a en el tema "AUTOMOVILISTAS EN PELIGRO DE EXTINCIÓN"

Por Carlos Valdés Martín
Metrobús, desaparición de calles y el peor tráfico del mundo. Érase una vez, un planificador enriquecido hasta adquirir un jet privado, pero en su corazón mantuvo nostalgia. Miró hacia su juventud, cuando abordaba modestos camiones de pasajeros para acudir a la escuela pública, entonces anheló llenar las ciudades con su recuerdo. El transporte colectivo posee su función y cualquier urbe requiere de una dotación razonable de transporte colectivo para funcionar. Sin embargo, sucedió algo extraño, pues las avenidas ya saturadas de tráfico se modificaron para darle “carriles exclusivos” y surgió el metrobús. Y lo digo claro, el metrobús es uno de los peores diseños imaginados para desorganizar el tráfico urbano, solamente comparable con el uso de tanquetas dentadas para amenizar los desfiles. Como la Ciudad de México (claro ejemplo) está ya saturada de tráfico (también gracias a múltiples desatinos del diseño en las calles); entonces el arrebatar carriles a diestra y siniestra de cada avenida provoca una congestión superlativa. ¿Ha sufrido un torniquete en el brazo? Del mismo modo, la sangre del tráfico urbano se congestiona con la “invasión de espacio” por los carriles exclusivos del metrobús, colocadas en sitios que originalmente no fueron diseñados para ese propósito.
Según la encuesta mundial de la IBM (la Trafic Pain anual) el sitio de deshonor le correspondió a la Ciudad de México en el 2010, 2011 y 2012: el peor tráfico del mundo. No se crea que es porque la nuestra sea la urbe más grande  ni la que posee más automóviles (ya no rebasan las megalópolis de China), sino por fallas sistemáticas de diseño.

¿A causa de qué la Ciudad de México conquistó el primer lugar mundial en mal tráfico? La causa está en un (anti)diseño que ataca de modo sistemático a los automóviles particulares en su modalidad individual y familiar. Los demás métodos de transporte poseen su espacio y hasta privilegios. Arrinconados en una especie de discriminación, los automovilistas particulares son una especie en riesgo de extinción. El día en que el proceso haga crisis y el “parque vehicular” descienda no está ya lejano, pues los ciudadanos deben adaptarse para sobrevivir. 




No hay comentarios: